sábado, 24 de noviembre de 2012

Carlistas valencianos en la Solemnidad de Cristo Rey


Como todos los años, la Comunión Tradicionalista Carlista convoca en la solemnidad de Cristo Rey su acto nacional en el Cerro de los Ángeles (Getafe). Y como no podía ser de otro modo, los carlistas valencianos se personaron con puntualidad a la cita, en lo que poco a poco se fue convirtiendo en un mar de boinas rojas entre la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, y el monumento al Sagrado Corazón.

Difícilmente se puede imaginar un ambiente más animado y cordial. Muchas caras nuevas en éste acto, que suplieron en cierto modo las ausencias fruto de las precariedades a las que nos somete la crisis económica. Las nuevas incorporaciones, especialmente jóvenes, que ha ido recibiendo la Comunión de todos los rincones de las Españas en éste último y muy fructífero año se han codeado finalmente con muchos de los carlistas más veteranos, así como con los miembros de la Junta de Gobierno.

Una vez dentro de la basílica, nuestro capellán el Padre Higinio dirigió la oración del responso frente a las tumbas de cinco mártires que dieron su vida por Dios y por España, cuyos restos reposan en el interior del templo.

Acto seguido tuvo lugar la misa. Las grandes dimensiones de la basílica apenas podían albergar a todos los carlistas ahí reunidos, que sintieron sus corazones vibrar por la magnífica y evocadora homilía del Padre Higinio, quien nos animó a ser cada día más coherentes en nuestras vidas con el Evangelio, en la guerra como en la paz. Tras la comunión, que con ortodoxia católica recibieron los carlistas en la boca, muchos de ellos incluso de rodillas, al órgano se pudo escuchar una preciosa interpretación de la Marcha Granadera, Himno Nacional de España, que a todos nos erizó el pelo de la emoción y solemnidad de la que rebosó la iglesia esa mañana.

Al término de la misa, salieron los carlistas a hacerse la tradicional foto de familia en la explanada. Foto de familia como siempre entre familias, y es que el amor fraternal con el que nos imbuye Jesucristo es el oxígeno con el que respiramos los boinas rojas.

Más tarde, tuvo lugar la estupenda comida en el Hotel Los Olivos, en cuya puerta se organizó un puesto en el que se vendió buena parte del material disponible en el Bazar de la CTC, así como copias del DVD memorial sobre Antonio Molle Lazo, producido por Don Carlos Belmont y Doña Cristina García, por cuya extraordinaria calidad y profesionalidad en la realización del documental fueron repetidas veces ovacionados por los asistentes.

A los postres, el Secretario General, Don Francisco Javier Garisoaín, dio un discurso expresando su emoción de haber visto tantas caras nuevas en el acto, recordó a los asistentes el espíritu de compromiso y de sacrificio de la Comunión Tradicionalista, y señaló la capacidad que tiene el Carlismo, reconocida por numerosos historiadores, de funcionar tanto en tiempos revueltos como pacíficos, y sobrevivir al paso del tiempo aportando siempre nuevas generaciones tanto de activistas como de intelectuales. Tras su intervención, habló la Excma Presidenta de la Junta de Gobierno de la Comunión Tradicionalista, Doña Maria Cuervo-Arango Cienfuegos Jovellanos, llamando a la unidad de acción de todos los carlistas y mencionando los nombres de quienes disculparon su ausencia al acto, acompañándonos con el corazón.

Por último, Don Juan Carlos García Polavieja habló instando a los carlistas a perseverar en la Fe y tomar ejemplo de los Mártires de la Tradición, como Antonio Molle Lazo, cuyo documental presentó antes de que se proyectara el visionado de un extracto del mismo.

Al final, un vibrante Oriamendi con los Vivas de rigor fue entonado con marcialidad y alegria por todos los asistentes, dando final a una jornada inolvidable que esperamos repetir con más caras nuevas el año que viene.

martes, 9 de octubre de 2012

Marcha por los Fueros en el Nou d'Octubre


En la calle de la Paz

Como todos los años, los carlistas valencianos hemos participado en la procesión cívica del cap i casal con la que se conmemora la entrada en Valencia del rey Jaime I el Conquistador el 9 de octubre de 1236 y, de forma simbólica, la creación por mandato real del reino de Valencia poco después.
Unidos a los socios y amigos del círculo cultural Aparisi y Guijarro, portando una pancarta con el lema “Furs per al Regne”, los calristas han llamado la atención sobre un tema de actualidad que la Comunión Tradicionalista Carlista pone de relieve este año como remedio a los males del nacionalismo que fragmenta nuestra patria como antaño rompió las Españas americanas. Los fueros, leyes tradicionales y propias de los cuerpos intermedios sociales, los reinos, los principados y los señoríos de la corona hispana, reflejan el sentir propio de cada uno de ellos, sirviendo a la vez tanto como reflejo legal de los particularismos cuanto de unión sólida de todos los españoles en torno a su Iglesia, su patria grande y su rey legítimo.


En la esquina del ayuntamiento

Reclamar en 2012 los fueros del Reino de Valencia, arrebatados en su formato de derecho tanto público como privado por los decretos de Nueva Planta de SMC don Felipe V en 1707 (y devueltos de forma simbólica- y fallida en lo práctico- por su descendiente SMC don Carlos VII el 16 de julio de 1872), contra lo que pueda propagar la corriente ideológica dominante, no es retornar a una confusión medieval, sino poner medicina a las tensiones creadas por el uniformismo legal antinatural, tan bien aprovechadas por los traidores a España.


Avanzando a lo largo de la plaza del Ayuntamiento

Con simpatizantes de la ciudad de Valencia y pueblos aledaños, así como una representación de la junta provincial de Castellón, y la novedad este año de varios jóvenes simpatizantes de las comarcas alicantinas, hemos recorrido desde la plaza del Ayuntamiento hasta el parque del parterre, lugar de la ofrenda de flores en la estatua ecuestre del rey Conqueridor, pasando por la plaza llamada “de la reina”, adonde recae una de las puertas de la Seo donde ha tenido lugar el solemne Te Deum de acción de gracias a Dios por la reconquista cristiana de la ciudad.


Algunos simpatizantes frente al monumento a don Jaime

Como siempre, el interés de numerosos espectadores ha permitido explicar las raíces valencianas de la tradición política española que hoy en día representa en solitario el carlismo, así como repartir abundante propaganda.